LOS 7 GRANADEROS ¿VERDAD O MITO?

Hace unos días se conmemoró la creación del regimiento de Granaderos a Caballo del Gral. D. José de San Martín, con el que libertara medio continente.
Siempre existió la historia, repetida de boca en boca, de que cuando se repatriaron los restos del Libertador, el 28 de mayo de 1880, 7 hombres que habían servido para él, se pusieron sus raídos uniformes y fueron a recibirlo, haciendo de única custodia la noche de su llegada. Se dice también, que luego desaparecieron si que nada se sepa más de ellos.
Yo, no resistí la emoción de una buena historia, y lo comenté en mis dos Facebook: El Tradicional y Radio Web El Tradicional. Pero no me quedé convencido, y comencé a buscar en los libros a mi alcance y en Google también, desde ya. ¿Nadie lo escribió? ¿Nadie lo firmó?. Parecía raro.
Una lectora de la página de Facebook El Tradicional, me preguntó si yo sabía si era cierto, y volvió mi angustia. De pronto me di cuenta que no estaba recurriendo a la fuente más cercana y fidedigna que tengo, que es el Dr. Diego Sarcona, amigo y colaborador de EL TRADICIONAL.
Diego desde muy joven (lo sigue siendo) fue investigador del Instituto Nacional Sanmartiniano y Académico de Número de la Academia Nacional Sanmartiniana, pocos mejores que él para develar esto.
Lamentablemente para la linda y romántica historia, me confirmó que para los académicos, estudiosos e investigadores,todo es un mito.
Para confirmarlo, me hacellegar un enlace de una nota del historiador Roberto Colimodio aparecida en El Ancasti de Catamarca, donde entre otras cosas dice: “Un simple rastreo del origen de la historia no permite conocer al autor, ni las fuentes, ni publicación alguna más allá de dos o tres años. Las lecturas de las crónicas de época (La Prensa, La Nación, etc.) no hacen siquiera alguna mención de los siete veteranos guerreros vestidos en sus raídos uniformes que aparecieron de la nada para custodiar toda la noche los ilustres restos mortales y que al amanecer desaparecieron en sus cabalgaduras.
Para luego preguntarse: “¿Es posible que tuvieran aún sus uniformes? La lógica indicaría que no, pues hay documentos que fueron devueltos juntos con las armas en 1826. Algunos la defienden como “tradición oral”… pero… ¿de quien? ¿cómo?...”
Una vez el Dr. Félix Luna me dijo: “La historia son documentos”, no los hay.