FIESTA NACIONAL DEL CABALLO DE BRAGADO, ALGUNAS OBSERVACIONES

FIESTA NACIONAL DEL CABALLO DE BRAGADO, ALGUNAS OBSERVACIONES.

Ha pasado una nueva edición de la Fiesta Nacional del Caballo de Bragado, la número 47.
Asistí con mi esposa a la charla del jueves de Guadalupe Gutiérrez Peydro y Patricio Geretto, sobre el rol de la mujer en la historia y las amazonas, toda vez que así se llama a la mujer que monta a caballo.
El viernes temprano partimos para Buenos aires, exactamente al Luna Park, a disfrutar de André Rieu y su orquesta. El eximio violinista holandés que brinda un fantástico espectáculo (lleno total en cada función) junto a sus músicos, sopranos, tenores y el bandoneonista argentino Carlos Bono, oriundo de Los Toldos.
Volvimos esa misma noche para estar presentes, el sábado, en el Concurso de Aperos de Uso Tradicional, Caballos de Trabajo y Conjuntos Representativos, clasificatorio para la final de 2019 que se dirime en la pista de Palermo de la S. R.A.
El día se presentó hermoso, y el Campo “D. Abel Figuerón”, del parque de la laguna, se colmó de público. Creo que nunca he visto tanta gente un sábado de la Fiesta allí.
Se inauguraba en esta oportunidad, el nuevo sistema de clasificación; tres por categoría van a Palermo. Esto evita que haya ausencias en alguna categoría, como solía pasar, deteriorando la fiesta que con tanto trabajo prepara cada organizador. También soluciona el amontonamiento de participantes en la última clasificatoria, recordemos la última de este año en Pergamino. El reglamento permite que aquel que se presentó en una clasificatoria y no entró entre los tres primeros, pueda hacerlo nuevamente. Eso asegura concurrencia de participantes en cada reunión.
Hubo algunos detalles de la jura que no me gustaron, pero como es bastante subjetiva la decisión de los jurados, ya que una vez que los participantes se ven como “correctos”, entra a jugar el gusto –y desde ya el conocimiento- de cada jurado.
El estar compartiendo el gacebo de jurados, asistentes de la S.R.A, animadores, fotógrafos y otros colaboradores, es siempre un gusto.
El momento emotivo lo puso el talentoso Nicolás Membriani. Le pedí, al amigo, que recordara a Carlos Lunardi, quien por primera vez no estuvo presente ya que falleció el pasado 4 de agosto. A Carlitos le gustaba escucharlo a Nico payar por habanera, como lo hacía nuestro común amigo Víctor Di Santo. Desde ya que accedió inmediatamente, provocando la congoja de quienes fuimos sus amigos y también de quienes sin serlo, disfrutaron de su presencia ilustre.
Durante la jura, Nicolás pidió varias veces que bajaran el volúmen de un parlante cercano, que desde una carpa emanaba la nefasta cumbia villera a todo volumen. Las autoridades de la fiesta que estaban presentes no hicieron nada. Otra situación molesta se vivió cuando la Banda de la Policía de la Provincia comenzó a tocar junto al campo, perjudicando el trabajo del animador, los jurados y los músicos. Otra falla organizativa.
El domingo estuve un rato en el desfile. Numeroso, pero faltaron agrupaciones importantes.
Paz Martínez, Indio Rojas y Los Tekis, tema aparte: "Fiesta del Caballo"...