AMBROSETTI Y EL VIAJE DE UN MATURRANGO

10 Septiembre 2018

Por Héctor García Martínez    -   

A Juan Bautista Ambrosetti también se lo denominó "Padre del folklore argentino" (de folk: pueblo- lore: ciencia o saber del pueblo).

 

En su condición de anónimo y colectivo el folklore ¿tiene un padre?, ¿puede ser exclusivo de un individuo o institución ¿oficial o privada? . Rotundamente , no.

Las manifestaciones costumbristas, religiosas, leyendas,etc producto de lo anónimo originan el análisis y estudio de especialistas (folklorólogos). Por lo
tanto la ciencias foklóricas que comprenden el estudio sistemático de leyendas, supersticiones, los juegos,etc, estan a cargo de estos científicos denominados folklorólogos. El primero en la Argentina, que orientó sistemáticamente el estudio de esta ciencia fue Juan Bautista Ambrosetti, de ahí la denominación de Padre del Foklore Argentino.
Ambrosetti, abrió una ancha senda por la que luego pasaron otras personalides destacadas. El reconocimiento en Buenos Aires,allá por los años 60 de Padre del Folklore Argentino es legítimo.
Fue el iniciador de la exploración arqueológica realizada estrictamente con criterio científico.
Este científico era hijo de un comerciante italiano, nació en Gualeguay, Entre Ríos, en 1865. Partió de la vida el 28 de mayo de 1917, a los 52 años. En tan corta existencia es increíble todo lo realizado por él.
El recordado folklorólogo Augusto Raúl Cortazar ( Salta,1910- Buenos Aires 1974)refiriéndose a su colega expresó: "La generosa nobleza de su corazón se exteriorizaba en simpatía, don de gentes, en finura y diplomacia sin doblez. La vivacidad de su mirada límpida y socarrona de su sonrisa tanto la autenticidad de su plática y su prestigio de maestro. Supo ganarse la adhesión espontánea del paisano rudo,del colla ensimismado y del indio huidizo, pero también de los representantees de la ciencia mundial, a quienes trató en las principales ciudades del mundo, en ocasiones en Congresos Internacionales".
En vida estudió, viajó mucho investigando, a veces estaba en Atacama, otras en Congresos Internacionales, París, Roma, Londres, Washington donde dejó bien sentado el prestigio del país.
A los 15 años tuvo amistad con el Dr. Eduardo Holmberg, prestigioso naturalista, con los años sería su suegro.
Holmberg, lo introdujo en las ciencias naturales a las que se entregó con pasión.
En la revista del Jardín Zoológico empezaron a aparecer algunos artículos importantes firmados por él.
Luego otros trabajos se conocieron con su firma como, Supersticiones y Leyendas, allí difundió la leyenda de El Pombero, el Payé, el Caa-Yarí, (leyenda del indio-tigre), el Símbolo de la Serpiente en la Alfarería Calchaquí.También fue autor de cuentos, que firmaba con el seudónimo de Fray Tetera, publicados en la revista Caras y Caretas.
"Viaje de un Maturrango", otro de sus trabajos mas difundidos; relatos de sus exploraciones por las provincias.
En 1906, cuando se desempeñaba como profesor de Arqueología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Fundó y organizó el Museo Etnográfico, aportando al mismo su colección personal de 20.000 piezas. Este museo fue la primera institución dedicada a esa disciplina en Argentina. Los especialistas aseguran que Ambrosetti dio dos orientaciones al Museo Etnográfico: por un lado la investigación y formación de universitarios superiores. Por otra parte la educación del público en general. Para eso financió viajes de investigación, estimuló donaciones y adquirió piezas arqueológicas.
Los colegas comentaban que le atraía la región del noroeste, donde realizó numerosas exploraciones.
Investigó costumbres y creencias precolombinas. Halló ciudades prehistóricas como La Paya en Salta. En Tucumán descubrió los Menhires de Tafí (monumentos megalíticos) descriptos en sus publicaciones. En Tilcara, Jujuy, identificó una antigua población precolombina, con su Pucará (fortaleza) construido con paredes de pirca (piedra superpuesta). Desde entonces ese lugar de la Quebrada de Humahuaca es un desfile constante de exploradores que acuden para descubrir y revalorar la antigua cultura americana.. Los especialistas aseguran que "este hecho significó la piedra fundamental para la naciente arqueología nacional".
Siendo ya una personalidad destacada fue declarado Doctor Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires.
Mas tarde vino el reconocimiento Post Mortem. En 1960 el Congreso Internacional de Folklore reunido en Buenos Aires, representado por estudiosos de distintos píses decidió por moción del Delegado de Brasil, Dr. Ramón Almeida, declarar a Ambrosetti Padre del Folklore Argentino.

ALGO SOBRE VIAJE DE UN MATURRANGO (primer viaje de exploración).
"En 1885, un joven veinteañero, se suma a una expedición que parte desde Buenos Aires con el objetivo de recorrer el sistema de fuertes militares distribuídos por la región chaqueña argentina.
Fue un viaje primero de un joven científico. Advirtió, luego de visitar algunas reducciones indígenas sobre la inutilidad de inculcarle a los indígenas la doctrina cristiana y fe católica. Al llegar al Chaco, la travesía del lugar que quería explorar se hacía a caballo y con mulas.
Lo curioso es que al momento de iniciar el viaje Ambrosetti no sabía andar a caballo. Por eso en su trabajo “Viaje de un Maturrango”, se refiere, precisamente, al término "maturrango", que significa: alguien que no sabe andar a caballo.
"Sobre el poco interés de los indígenas en adoptar la vida del progreso y las costumbres occidentales y cristianas expresa: "arrancados de la selva los hacemos a nuestras ciudades para que se mueran de viruelas y pulmonía o para que sirvan de mucamas o soldados. Como buen partidario de la libertad individual me ha gustado dejar que cada uno viva y piense como quiera y no he podido comprender el afán de civilizar y catequizar a los que no quieren ser ni civilizados ni cristianos. El egoísmo blanco, el egoísmo cristiano, naturalmente tiene que chocar con la vida feliz de los pueblos, vida feliz, porque la felicidad es relativa. Y cada cual la entiende a su modo. Nosotros podemos y evolucionamos en el sentido de progreso, pero no nos fijamos que en ese mismo progreso, rápido y vertiginoso llevamos nuestra muerte"(1). Evidentemente, Ambrosetti se adelantó a la época en denunciar el sometimiento y situación social y cultural de los pueblos primitivos de América.
En la Quebrada de Humahuaca, y distintas partes del país contó con la colaboración de Salvador De Benedetti, uno de sus discípulos destacados.
Como decíamos en 1917, a los 52 años, partió de la vida, desde entonces sus restos y los de De Benedetti, descansan en un monumento-mausoleo de forma triangular levantado al pie del Pucará de Tilcara.
Es increíble, que con todo lo aportado por este científico, que actualmente existan colegas que minimizan lo aportado por Ambrosetti. Considerando su obra algo superado en el tiempo. Se equivocan porque el producto de las investigaciones y estudios realizados por este precursor de la arqueología y el folklore en Argentna, fue realizado en el terreno de los hechos. O sea basados en las investigaciones de campo, cosa que sus críticos se basan en lo libresco, en la palabras escrita y no en los hechos. Desconociendo que "la experiencia es madre de la ciencia".
El reconcimiento mayor que le hacen sus colegas y argentinos con conciencia nacional es que este estudioso sembró la fecunda semilla para que tengamos sentido de pertenencia.

Fuentes: Edición Taurus- Grupo Prisa-
Blog de Wenceslao Bottaro.
Supersticiones y Leyendas -J.B.A
www.fokloredelnorte