74ta. PEREGRINACIÓN A CABALLO A LUJÁN

08 Octubre 2018

por Javier Andrés Melo   -  

                                                                           Llega el último Domingo de Septiembre y el Tradicionalismo peregrina a caballo a Luján para saludar a la Virgen Gaucha.


Desde que en 1945 Monseñor Anunciado Serafini le pidió a los paisanos del Círculo Criollo El Rodeo, y a los que luego fundarían el Círculo Criollo Martín Fierro, que organizaran una peregrinación de a caballo, cada año Luján se viste de tradición.
Este año se cumplió una vez más con esa promesa y desde días antes se veían por los distintos caminos que convergen en la Ciudad de Luján gente de a caballo, en carruajes o con sus tropillas.
El Sábado 29 de Septiembre cuando algunos ya estaban llegando y otros preparándose para salir, se descargó un fuerte aguacero que complicó el panorama. Unos decidieron no salir, otros regresarse a mitad de camino, otros con la certeza de haber cumplido con la Virgen se volvieron bajo la lluvia o el Domingo a primera hora, pero una gran cantidad decidió quedarse para participar de las actividades programadas.
El Domingo 30 la Patrona del Tradicionalismo regaló una brillante jornada que comenzó con la celebración de la Santa Misa por parte del Rector de la Basílica.
Cuando llegó el momento de entonar el Himno Nacional el locutor oficial le dió paso al Cantor Surero Adrián Maggi para que llevara la voz principal. A continuación el Sr. Intendente Municipal Oscar Luciani dió la bienvenida a los peregrinos y reiteró el apoyo a esta manifestación de fé.
Mientras se presentaban a quienes iban a tener a su cargo el relato del paso de los peregrinos se acercaba "La Calandria", la antigua carreta tirada por bueyes de "El Rodeo", para la realización de la reconstrucción del milagro del año 1630 por el cual la Virgen decidió quedarse en esos pagos.
Antes del desfile los cuerpos de baile de "Martín Fierro" y "El Rodeo" bailaron la Danza Nacional: El Pericón.
Con los relatos de Ester García, María del Carmen González, Gabriel Razzá y Jorge Torres, entre otros, los peregrinos pasaron frente al palco y dejaron su saludo, su promesa, su agradecimiento a la Virgen de Luján.
Con el paso de los últimos caballos volvió la lluvia.
Lamentablemente como cada año, aunque por suerte cada vez menos, hay quienes no solo no entienden que este es un evento religioso y de tradición, sino que carecen de todo sentido común al no tratar a sus caballos con el cuidado necesario, lo que genera el reclamo de algunas asociaciones sino también de la inmensa mayoría de los paisanos que consideran al caballo parte de su familia.
En esta oportunidad se contó también con el apoyo del SENASA en los controles sanitarios en los accesos a la ciudad, junto a los controles de la policía rural y la colaboración de organizaciones.
Por suerte, y salvo pocas excepciones, todos se llegan a Luján con alma de peregrino gaucho respetando las recomendaciones y cudando a sus animales, para demostrar que el Tradicionalismo puede reunirse dando el ejemplo.
Habrá que seguir trabajando para que vuelva a ser la fiesta que Monseñor Serafini pidió aquel 8 de Mayo de 1945 para llegarnos a caballo a Luján.